Ser Profesor: Quiéreme menos pero Quiéreme mejor

– ¡Quiero ser artista!

+ ¿Músico?

-No, profesor.

+Pero, los músicos crean obras de arte…

-Y, ¿qué crees que hacen lo profesores?

El día del profesor, sí, es hoy, 5 de Octubre y, sí, como vosotros, también lo he sabido porque me lo ha recordado Facebook o, posiblemente, porque Google me lo haya chivado en cualquiera de sus extensiones y sus aplicaciones. Lo sé, es terrible, no me acordada; pero, como dicen, ¡nunca es tarde, si la dicha es buena! Y, aquí vamos, empezamos:

Los profesores. Quizás ser profesor sea una de las tareas más antiguas que podemos encontrar en el mundo. Es la idea de enseñar un concepto, la idea de transmitir conocimiento; sin embargo, esta idea no es superficial o vacía de conocimiento. Para transmitir un concepto no es suficiente con sólo saber lo una manera ligera o, por consiguiente, sin profundidad; la capacidad de enseñar un conocimiento reside en un control mayormente exhaustivo del conocimiento humano y de los diferentes sistemas argumentativos que la mente humana utiliza para entender esos conocimientos. Cuando estamos ante un profesor no nos encontramos ante alguien que “retiene” conocimientos, una lámpara mágica que podemos frotar cada vez que necesitamos pedir información como si fuera Wikipedia; es un figura que “tiene” conocimiento y que lo ha hecho suyo, que ha tomado conceptos aparentemente abstractos y que ha decidido darles forma para, a partir de ellos, conseguir que en la mente de cada uno de los alumnos encaje un determinado concepto – o no, lo que significará que el trabajo del profesor es efectivo y que ese alumno a desarrollado un pensamiento crítico a través de sus ideas.

Es casi imposible no hablar de la situación en la que se encuentra la Filosofía en la Educación Española en tanto y en cuanto hablamos de profesores; en contraste, dejemos eso para más adelante. La Filosofía ha sido siempre vista como un conocimiento alejado de lo indispensable para la educación y esa visión se ha acentuado con la importancia adquirida por asignaturas como Economía o Matemáticas Aplicadas a las Ciencias sociales – cuya importancia no criticamos, pero, de la misma manera que los Filósofos no asumimos la supremacía de nuestra asignatura como la más importante entre todas, deberían cabezas pensantes de la Economía o de cualquier otra disciplina salir de su “disciplinocentrismo” y huir de todo prejuicio acerca de nuestra asignatura. Sin embargo, ha habido asignaturas que, mucho antes que la Filosofía, han sido vistas como fuentes de conocimiento sin importancia: Dibujo Artístico, Música… ¿Qué han hecho las artes para recibir tal indiferencia?

Yo nunca quise ser profesora, lo admito; porque siempre pensé que el docente es aquel con vocación, con entrega en la transmisión de su conocimiento a alumnos ávidos de esa información que están interesados en aprender y formarse como adultos – porque, como dijo Aristóteles en su metafísica, todo ser humano quiere aprender, y sí, Filosofers, nosotras creemos que eso es cierto. La ignorancia no es objetivo del ser humano, el ser humano quiere saber, aunque quizás no siempre en la misma dirección que el sistema educativo le obliga; de la misma manera que hay matemáticos, físicos, enfermeros o lingüistas, también los hay actores, pintores, músicos, baristas o bailarín de circo. ¿Quiénes somos nosotros para decir que una disciplina del saber es más importante qué otras? ¿Qué justificación tenemos para decir que es nuestro campo de conocimiento el MÁS importante entre todos los demás?

Y, entonces, ¿voy a ser yo la que diga que la Filosofía es la Madre de todas las Ciencias? ¿Qué la Filosofía es la más importante de todas las asignaturas? Por supuesto que no. Pero es necesaria, tan necesaria como es la música o las sumas y las restas, tan evidente y estructurada en la mente humana como la doble hélice del ADN o la proporción áurea de las matemáticas, tan indispensable para nosotros como una buena gramática o como un buen conocimiento del Calentamiento Global. ¿Por qué? Porque las asignaturas y su enseñanza son sólo efectivas si se entienden como un todo y si se transmiten de una manera holística; aprender desde el Arte, desde las Ciencias, desde lo Social o desde lo Técnico es como comerse un pastel completo; si no es así, si se olvida lo enriquecedor de la enseñanza y se escapa cualquiera de esos campos, puede ocurrir que sólo nos comamos un trozo del pastel y que jamás sepamos que en cada uno de los trozos de ese pastel era de un sabor diferente. Comiendo sólo un trozo del pastel, el trozo de sabor fresa, sólo sabremos cómo sabe la fresa, pero nada más; ¿defenderías tú el quedarte sólo y simplemente con el trozo de fresa o querrías saber a qué saben los demás de chocolate, mora, limón, naranja o manzana? ¿Y, si sólo hubieras probado el trozo de sabor fresa, argumentarías que es ese sabor el mejor sobre todos los demás?

Profesores, ¡os necesitamos! A todos, sin excepciones; profesores de Música, de Filosofía, de Matemáticas, de Gimnasia (pero, por favor, basta ya del Course Navette…), profesores de Biología, de Geología, de Arquitectura, de Ingeniería, de TODO EN LA VIDA. Y, gracias, gracias por haber sido tierra en la que se han plantado generaciones, gracias por haber sido aquellos que cuidaban de las plantas recién nacidas, de las plantas que llegaban tan alto que el sol las quemaba, las plantas que de vez en cuando se inclinaban y teníais que equilibrarlas. ¡Gracias!

¡Hoy es el Día Mundial del Profesor!

Pero no hace falta que sólo sea hoy. Son ellos parte imprescindible de nuestra educación, son ellos razón por la que crecemos como lo hacemos.
Y si no… que se lo digan a mi profesora de Filosofía… ¡ups! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.