La Mujer que Revolucionó la Ética

La barrera no tan cristalina que ha encontrado la mujer en no pocos ámbitos de estudio sigue pareciendo un tema resuelto, un tema a olvidar porque, como quien dice, ya está todo hecho. El devenir del último siglo ha dado unos pasos agigantados enlo que se refiere al feminismo y ha conseguido mucho más objetivos de los que en un pricipio aquellas sufragistas como Cady Stanton podían haberse imaginado. El camino ha dado muchos frutos, pero aún no podemos darnos por safisfechas en esta andadura. Estructuras de dominación masculina continúan agazapadas entre conceptos y términos para asaltarnos en cualquier momento. Las mujeres llegaron a la filosofía y a la ética hacía tiempo, pero, ¿cuándo llegó la ética a las mujeres?

Hannah Arendt decía que el derecho a ser sujeto viene del conflicto. Las mujeres, durante todo el siglo XIX, habían peleado por el reconocimiento de su persona como sujetos de pleno derecho. No tan irónicamente, uno de los momentos más importantes de la historia sufragista canadiense es el conocido como “The Persons Case” en el que las mujeres reclamaban su lugar en la legislación ya que la Corte Suprema de Canadá había decidido que las mujeres no podían considerarse como personas. Esto ocurrió en 1928.

Resultado de imagen de the persons case

La mujer no era reconocida como sujeto en la ética y, cuando por fin se la reconoció como tal, se tomó conciencia de que ésta no era sólo diferente, sino además clave para desmitificar procesos de la ética masculina que hasta entonces habían sido dominantes. Este gran paso para la Historia de la Ética lo dio Carol Gilligan con la propuesta de lo que se denomina como “la ética del cuidado”. Habiendo estado rodeada por estudios que relacionaban la capacidad moral de los niños con su desarrollo, se había establecido en los círculos académicos que la mujer, pobrecita, era incapaz de desarrollar su mente hasta la máxima abstracción kantiana de la ética, tan fácil y transparente para los varones. La mujer, por lo tanto, quedaba rezagada en un estadio de la ética más temprano, inferior e ineficaz, que la inhabilitaba para la realización dedecisiones morales.

Gilligan, en shock por esas declaraciones, intentó devolver a la mujer una importancia ética que nunca había llegado a tener y estudiar esa ética femenina de la que tanto hablaban sus compañeros. Gilligan congluyó que, efectivamente, las mujeres presentaban una disposición especial al respecto de los procesos éticos con un concepto precisi como eje: el cuidado. Las mujeres eran más proclives a empatizar y a dar importancia a la casuística sobre la abstracción de las normas éticas.

Resultado de imagen de carol gilligan

. Gilligan argumentó a favor de una distinción en la manera de hacer ética de las mujeres y dejó abierta la puerta a interpretaciones feministas como a todo lo contrario. Y, es que, el hecho de que las mujeres presentaran una disposición distinta a la ética era, según muchos, porque la mujer era biológicamente diferente al hombre y, por lo tanto, desarrollaba de manera anatómica una ética distinta a la de los hombres. Esta descripción esencialista y biologicista es rechazada de pleno por el feminismo ya que presupone una diferencia entre los hombres y las mujeres y propone una teoría basada en los constructos  sociales para combatir esta visión. Así, las mujeres estarían más inclinadas en su desarrollo moral a una ética basada en el cuidado porque, debido a la educación de género que reciben, se las “modela” para que piensen de esa manera. Es decir, al enseñar a ser mujer, también se enseña qué ética se debe seguir.

Caroll Guilligan dio la vuelta a la tortilla y presentó una nueva concepción de la ética que puso a la mujer en el punto de mira.

¿Te ha gustado este artículo? El Blog Filosofers es posible porque sustentamos este proyecto gracias a nuestra venta de merchandising filosófico. Si quieres seguir leyendo artículos como éste y apoyando este proyecto de resurgimiento de la Filosofía, por favor, date una vuelta por nuestra web y échale un vistazo a la gran variedad de productos que ofrecemos para todo tipo de filósofos. Muchas gracias por formar parte de las mentes inquietas que necesita la Filosofía. 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.