2 Canciones con las que Nietzsche se Reencarnó en Fangoria

Hace unas semanas, en plena época de fiestas veraniegas de pueblos y ciudades, Filosofers se desplazó hasta el Monasterio de San Lorenzo del Escorial para presenciar el concierto del grupo Fangoria. No vamos a mentir, no vamos a decir que fue un viaje de trabajo ni que nuestro objetivo fuera el, tras el concierto, escribir una reseña de tan aclamado concierto… pero, pese a la lluvia, el concierto de Fangoria fue una experiencia metafísica, ¡casi religiosa! Y no lo decimos sólo porque los fantasmas del monasterio nos deleitaran con más de una anomalía…

La música de Fangoria siempre ha sido referente de un tipo de canción divergente, irreverente, fuera de lo establecido y con ganas de adentrarse en lo políticamente incorrecto. Sin tabúes ni conceptos que den miedo, han sabido romper con todas las ataduras propias de la tradición de la canción y zambullirse en la música rebelde y muy muy cañera. No temen a las ideas complejas y hablan a sus oyentes de tú a tú en una conversación donde no sólo comparten un ritmo, sino también una profundidad intelectual con la que consideran a sus fans como entes con los que pueden entablar un intercambio de ideas e inquietudes. Resulta, por todo ello, imposible ignorar las múltiples e interminables referencias filosóficas que podemos encontrar en las canciones de Fangoria y nos resulta irrefrenable la necesidad que tenemos de gritar el nombre del sexy bigotudo.

Es más, no queremos ser las únicas con síntomas de too much philosophy en venas, así que vamos a contaros por qué creemos que Nietzsche se reencarnó en Fangoria para traernos la música más nihilista del panorama y os traemos la reseña filosófica de dos de los últimos sencillos de la cantante para que vosotros también sintáis ese imparable deseo de gritar el nombre de nuestro fetiche en conciertos de música ajena. Y, es que, ¿para qué estudiamos un centenar de filósofos si no podemos gritar su nombre como buenos fans que somos?

Espectacular

Escaparé
Escaparé como Dorita rumbo a Oz
Descubriré
Descubriré que el mago es solo una ilusión
Escogeré
Escogeré entre las tinieblas y la luz
Y lloraré con un presente donde tú
Tú eres ficción

El sencillo “Espectacular” refleja con sorprendente exactitud y simplicidad los conceptos base de la estética nietzscheana. La canción invita a una filosofía de la huída, a una filosofía que escapa como los prisioneros de la alegoría platónica intentaban huir al mundo real, al mundo de las formas. La estética de Nietzsche es considerada como un giro revolucionario de la teoría de las artes tradicional que deja de buscar las definiciones y las razones de la experiencia estética para bucear entre los turbios conceptos de lo que produce el arte en nosotros y de por qué nosotros, como seres humanos, somos considerados entes capaces de experimentar arte. La clásica dicotomía de lo apolíneo y lo dionisíaco se da lugar en los versos de Fangoria para hablar sobre la ambigüedad del ser humano y sobre la necesidad de un equilibrio entre luz y tinieblas para conocer al hombre en su plenitud, un ser humano mucho menos racional de lo que le hubiera gustado a los filósofos de la antigua Grecia.

Fangoria, además, transmite a ritmo de música pop un concepto que sigue arraigado en la filosofía postmoderna; la idea de la imposibilidad del hombre para discernir entre la realidad y ficción y, por lo tanto, en el hecho de que el ser humano experimenta de forma completamente equivalente lo inventado y lo realmente factual.  Este desencanto con la estética tradicional ocurre cuando, efectivamente, el ser pensante de Descartes descubre el que “el Mago es sólo una ilusión” y que se vuelve sujeto moral, epistemológico y estético abandonado en un mundo sin directrices, con una libertad tan feroz que como yugo y guillotina aplasta a un ser humano que sólo ha sabido ser a través de deidades y máximas morales. Se deshace Nietzsche, al igual que Fangoria, del pasado para situarse en el presente, en un presente que poco tiene de realidad o ficción pero que, como sujeto fenomenológico, vive, sufre, goza y disfruta, tanto como hace con el arte.

Iluminados

Oraciones recitadas
van en busca de la fe.
Abandonamos la ciencia,
sabiendo que todo es milagro,
que se acaba la coherencia.

La archiconocida rivalidad entre ciencia y religión tampoco puede faltar en la filosofía del pensador que odiaba a ambas disciplinas por igual. Nietzsche no sólo supuso una revolución de ideas y conceptos, sino también de enfrentar la vida. El ser humano se encuentra abandonado e indefenso delante de una realidad que se le había dado como perfecta, exacta y completamente infalible pero que se descubre como confusa, inexpugnable y decadente. La parcialidad de los estudios científicos del siglo XIX y las palabras rompedoras del sociólogo Thomas Khun sacuden como un terremoto el panorama intelectual de la época para dejar al sujeto sin ninguna teoría en la que depositar su confianza total. Ante tal exilio intelectual, el sujeto creyente dedica su pensamiento al milagro y a la necesidad de un Dios que estructure de nuevo su precioso desastre de realidad mientras que el ateo se derrumba, como lo hizo Nietzsche, impotente frente al nihilismo de una sociedad que no tienen ni pies ni cabeza.

Sin coherencia, el derrotado ser humano debe superar los obstáculos de la inopia intelectual y construir una realidad inteligente y astuta, lo suficientemente ágil como para evadir las trampas tradicionales y sistémicas de los pensadores anteriores. Valores como la coherencia o la exactitud se difuminan para rendirse ante la imperfección del ser humano. Ni experimento ni milagro, la experiencia del sujeto es el único factor digno de confianza para una filosofía que no puede basarse ni siquiera en sus más oscuras intuiciones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.