Doctor Who y la filosofía de Nietzsche


La vida no tiene sentido exterior a ella. Ella es para sí misma su recompensa. Hasta aquí los hombres han montado un vasto escenario delirante: cubrían la vida con una máscara; bajo esta máscara representaban muy seriamente la comedia; creían hacer otra cosa que vivir; por ejemplo: obedecer a una providencia, ejecutar muy importantes prescripciones religiosas o morales. Estos valores han sido quizá muy útiles: se han hundido. Buscar un sentido a la vida, es ya despreciarla

F.Nietzsche


Hace un par de días y como casi todos los jueves, volví a colarme en una clase de Estética de las creaciones literarias. Aquel día la clase versaba sobre una visión del nihilismo nietzscheano poco habitual. Y recordé esta clase mientras veía el último capítulo de Doctor Who que ha sido emitido, capítulo que lleva por título Smile. El capítulo, se podría decir, trata justamente de la sonrisa, enlazándola directa e indisolublemente a la felicidad. La sonrisa es indudablemente una señal de felicidad, pero también existen las sonrisas de tristeza porque, como decía Simone de Beauvoir, la vida es ambigua y el ser humano posee rasgos de esta ambigüedad en la que vive, así podemos mostrar sonrisas de tristeza sin que sea absurdo hacerlo, sino simplemente ambiguo, trascendiendo el significado de la mera sonrisa y cargándolo de una nueva significación.

Parece que para ser felices tenemos que estar constantemente contentos, lo que nos lleva a concebir la felicidad como algo muy puntual en el tiempo e inevitablemente efímero. Pero… ¿es este el tipo de felicidad a la que se refieren todos aquellos filósofos que creen que lo que todo hombre quiere es ser feliz? ¿O es acaso una actitud ante la vida?

Suele tenerse a Nietzsche por un autor un tanto pesimista, lectura que nunca he llegado a comprender puesto que ante todo Nietzsche es EL filósofo de la vida, y lo que esconden sus palabras no es, a mi entender, pesimismo, sino una concepción humana, demasiado humana, de nuestra naturaleza. Así en la clase del jueves se hablaba del nihilismo de Nietzsche como un estado de salud, sin posesión de connotación negativa, aunque si integrador de la enfermedad como una parte de la salud, como una dimensión imposible de negar.

En el capítulo de Doctor Who, de algún modo, se entendía la felicidad como lo contrario a la tristeza; esta manera de definir algo por oposición es bastante habitual, hablamos no ya, de lo que algo es, sino de lo que no es. La felicidad no es tristeza, el placer no es dolor, etc. Pero volviendo a la ambigüedad y complejidad del ser humano, a nuestra capacidad para dotar a las cosas de una significación mucho más amplia, quizá la felicidad integre la tristeza y el placer el dolor. De esto último suele hablar muy adecuadamente Dostoievski; pero quizá esa visión del nihilismo nietzscheano integrador de la enfermedad se pueda extrapolar a una visión de la vida o de la felicidad que integre la tristeza.

Nietzsche conoció de primera mano la enfermedad, hasta tal punto que hay quien habla de él como el filósofo enfermo –aunque bien pudiera ser que todos los filósofos estén enfermos y la filosofía sirva de phármakon para aquellos que le dedican su vida– es seguramente por ello por lo que fue capaz de integrar sin que ello implicara negatividad o pesimismo, la enfermedad como dimensión igualmente importante de la salud humana.

Será quizá que debemos aceptar la tristeza, como una dimensión de la felicidad, que debemos dejar de entender la felicidad como un estado efímero de alegría puntual, y quizá debamos entenderla como una actitud ante la vida que integra tanto la alegría como la tristeza y que posee una complejidad mayor de la que se la quiere dar.

Quizá se trata de que la felicidad no sea el placer mundano, y no se alcanza a través del vicio, sino a través de la templanza y el justo medio.
Quizá tenía razón Nietzsche y poseemos enfermedad en la salud.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.