Depresión, ansiedad y el antibiótico aristotélico

¿Qué nos econtramos cuando nos miramos al espejo? Pero, espera. No cuando simplemente contemplamos nuestro reflejo. No sólo cuando nos acercamos a nuestra imagen como Narciso se acercaba al agua, contemplando la superficie, las ondas del viento y el reflejo de la luz en su pelo. ¡Quiero verme… pero verme por dentro!

Aristóteles fue uno de los primeros filósofos que dedicó un trocito – minúsculo – de su filosofía a prestar atención a las emociones, a los estados de ánimo del ser humano y a los efectos que estas sensaciones tienen en el comportamiento y en las acciones de los seres humanos. Aristóteles creía en la naturaleza de las cosas: en su ya resabIda Ética a Nicómaco, Aristóteles sentencia: una piedra tiene, por naturaleza, el efecto de caer, caer hacia abajo, caer hacia el suelo; está en su naturaleza, en la naturaleza de la piedra el caer hacia el suelo y, por tanto, siempre caerá, nunca volará ni se balanceará hacia los lados. La piedra tiene su naturaleza, pero, ¿cuál es la naturaleza del ser humano? ¿A qué estamos abocados los seres humanos por el simple hecho de haber sido humanos? ¿También a caer, sin paracaídas, hacia el abismo de lo dictado por la naturaleza?

@lunamariebr

Aristóteles no lo duda en ningún momento: el ser humano especial, más que un animal. El ser humano es un animal social, un animal político, hecho a medida para una polis, para una comunidad que lo educa y que lo hace ser más humano… Sin embargo, ¿es eso todo lo que es el ser humano? ¿Puede aspirar el ser humano a ser más que una herramienta política? ¿Existe una naturaleza humana más allá de la polis? Aristóteles creía que sí. Creía en una naturaleza más allá que cualquier norma física, una naturaleza humana que, lejos de ser impredecible, presentaba severas y complicadas bifurcaciones y cambios. El ser humano se presentaba como un puzzle sin posibilidad de resolverse para un filósofo que quería sistematizar al humano tanto como a la planta.

Una de las características más destacadas del ser humano en Aristóteles es la confianza que éste deposita en nuestro cerebro. La concepción del ser humano en la Grecia Clásica se divide, en lo que se refiere a la determinación del ser humano como algo cuyo centro se puede conocer en aquellos filósofos que determinaban que el epicentro del ser humano era el corazón y en aquellos que los posicionaban en el cerebro. Aristóteles, sistemático entre los filósofos, no podía desconfiar de la razón infinita del ser humano, pero sabía apreciar los desajustes emocionales que estos vivían a lo largo de su vida. Y, ¿qué eran esos desajustes? ¿De qué se tratan esos momentos en los que el ser humano deja de ser el animal político-racional que se supone que debe ser para convertirse en un ser emocional?

over memorial day weekend, we rented a little house in the desert next to two other houses that our friends rented out. it was super fun to go away together but

El ser humano es caprichoso: juega con cada punto de nuestra mente, o eso queremos creer. Como humanos, dividimos de manera esquizofrénica el ser, el “yo”, en dos partes diferentes de uno mismo, y decidimos que no ´solo ese otro tiene influencia en nosotros, sino que no lo controlamos y que, además, nos perjudica de una manera en la que nosotros no podemos conseguir hacerle frente. El ser humano ha construido una metafísica de sí mismo, un dualismo inevitable donde se siente vulnerable, pero también cómodo: es él el que recibe aquello que lo daña, y, sobre todo, no puede protegerse, no sabe como protegerse… ¿de sí mismo? Por ello, el ser depresivo es algo de lo que debemos  deshacernos. El ser ansioso es aquello que no debemos recordar. ¿Qué aprendemos que nos enseña a odiarnos a nosotros mismo? ¿Qué normas y estructuras contemplamos que nos hacen rechazar parte de lo que somos? ¿De quién tenemos miedo ¿De quién más?

¿Te ha gustado este artículo? El Blog Filosofers es posible porque sustentamos este proyecto gracias a nuestra venta de merchandising filosófico. Si quieres seguir leyendo artículos como éste y apoyando este proyecto de resurgimiento de la Filosofía, por favor, date una vuelta por nuestra web y échale un vistazo a la gran variedad de productos que ofrecemos para todo tipo de filósofos. Muchas gracias por formar parte de las mentes inquietas que necesita la Filosofía. 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.