Centímetros

si miras fijamente el abismo, el abismo te devuelve la mirada”

Fronteras, siempre ha habido muchos tipos de fronteras: económicas, políticas, físicas, de distancia, de medida… pero nadie habla de las fronteras que hay dentro, esas fronteras internas que levantamos nosotros contra nosotros mismos y los demás, aquellas que llamamos corazas, escudos, burbujas, etc. Fronteras al fin y al cabo.

Esa frontera que levantamos, como el miedo, el rencor, la apatía, el hastío, el acto o la ausencia y que quedan en nuestra memoria, como la herida arraigada en lo hondo y que forma una muralla, como el abismo que nos separa de nosotros mismos, el ayer que define nuestro presente, algunas impuestas y otras creadas, el creer que estaremos seguros cuando en realidad nos volvemos vulnerables, como diría Nieztche “si miras fijamente el abismo, el abismo te devuelve la mirada”, siendo el abismo del que una vez huimos.

Como ese campo minado que levantamos contra los demás, esa separación o como diría Mario Benedetti “hay diez centímetros de silencio entre tus manos y mis manos, una frontera de palabras no dichas entre tus labios y mis labios y algo que brilla así de triste entre tus ojos y mis ojos” ese escudo que ponemos por miedo a que nos hagan lo que otros nos hicieron, el cerrarnos a los demás en un acto de renuncia y rendición por conocer a otras personas o quizás sea un mecanismo de autodefensa por miedo a la decepción o a que todo salga mal. Aunque todo es cuestión de prueba y error, de curarse las heridas o como dirían algunos “quitarse el puto miedo”, aunque quizás no todos estén de acuerdo.

Resultado de imagen de DAN MUSAT

Foto de Dan Musat.

Pero yo creo que en el fondo todos son fronteras que hay que tirar abajo aunque tengan otros nombres, que la vida es continuar con las heridas y vivir con las cicatrices, la aceptación del pasado para vivir el presente y modificar el futuro, no ser abismo sino mirar el abismo y saltar, el arriesgar aunque se pierda, el intentarlo. Porque, ¿cómo podemos hablar de tirar fronteras y de humanidad sino empezamos por nosotros mismos?

 

 

Un comentario sobre “Centímetros

  1. Luisa Martínez dice:

    Maravilloso artículo!! Sobre todo por hacernos ver que los sentimientos son tan importantes como los pensamientos y la maravillosa capacidad que tienen algunos autores para poner en palabras nuestros sentimientos. Gracias por ayudarnos a pensar, es lo que nos hace libres!!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.