3 Filósofos que se Reencarnaron en Cócteles

No tan sorprendentemente, los bares han sido un puto de encuentro predilecto para los pensadores de la filosofía y, aunque ellos quieran hacernos creer que lo que buscaban en las tardes de conversación y humo del tabaco era café, estamos seguras de que más de un whisky también caía. La filosofía parece la niña buena de las humanidades y ha llegado el momento de que se de un homenaje y que la diversión etílica se rinda a los pies de los más grandes de la Historia del Pensamiento. Ahora bien, hagámoslo con algo de cabeza pero sin echarnos las manos al mundo de las ideas. Y, claro, mantengamos un ojo en el amigo filósofo continental que siempre se pasa, que no queremos que ocurra como cuando Sócrates, que fue un sorbito y ya se pasó de la raya.

Este artículo, por supuesto, no es una apología del alcohol ni pretende enaltecer su consumo. Tampoco está escrito por ningún experto en coctelería, a los que deberíais preguntar si de verdad queréis una bebida de calidad. Simplemente es un juego, un juego con la filosofía en el que le quitamos el miedo, nos olvidamos del excesivo respeto a los grandes pensadores y por unos minutos nos los imaginamos con nosotros en la barra del bar.

Camus y el Porn Star Martini

Resultado de imagen de Porn Star Martini

Un cóctel entre cuyos ingredientes se encuentra la fruta de la pasión, el vodka y el champagne no podría relacionarse con nadie más que no fuera un existencialista y, teniendo en cuenta de que el cóctel se llama Porn Star… ¿quién tendría dudas? Y, es que la bohemia francesa es conocida por un interminable y bien merecido culto de los placeres y del disfrute de las pasiones del cuerpo, una generación de la filosofía concienciada con un ego capaz de relacionarse en lo social y de ser consciente de la realidad de las relaciones que se encuentran a su alrededor. El Porn Star Martini, además, suele servirse acompañado de una copa de champagne o vino espumoso, lo cual hace de esta bebida el sueño terrenal de cualquier existencialsita perdido en algún bar de París.

Y, ¿cómo preparar esta ambrosía del existencialismo que revitalizará las constantes nihilistas de los creadores del existencialismo tal y como ha llegado a nuestros días? Siguiendo los pasos sin orden de la mezcla y amalgama etílica que os proponemos.

  • Zumo de Fruta de la Pasión
  • Vodka infusionado con Vainilla
  • Licor de Fruta de la Pasión
  • Sirope de Vainilla
  • Zumo de Lima

Añade una copa de champagne… ¿Las medidas? Las que tú quieras, cada uno elige su veneno…

Arendt y el Spring Sour de Manzana

Resultado de imagen de Spring Sour

Una bebida intensa con un toque internacional, auna uno de los licores más fuertes que podemos encontrar entre las baldas de un camaremo con la suavidad de la manzana y las graciosas burbujas de la gaseosa. Un cóctel de esos que pueden ayudarte a sobrellevar el día con soltura o de los que pueden dar una larga jornada de leer Hegel por finalizada. Con toque afrutados, pasa como una bebida healthy y además es verde, por lo que estarás a la útlima moda si haces una foto y va directa a tus redes sociales. Sólo asegúrate de que los ingredientes son ecológicos y serás un maestro de la ética en tu consumismo etílico.

Y, ¿cómo conjurar esta bebida amable pero al mismo tiempo sorprendente debido a sus burbujas y a la ginebra que encontramos en su interior? De una manera sencilla, sin mucho miramiento, con un buen golpe de muñeca a la botella de Hendrick’s y sin planes para la mañana siguiente…

  • Zumo de Lima
  • Ginebra
  • Zumo de Manzana
  • Tónica o Agua con Gas
  • Hojas de Menta

¿Las medidas? Remuévelo todo hasta que las cantidades te dejen de preocupar…

Freud y el Dark Moon

Resultado de imagen de dark moon cocktail

Si había alguien que necesitara toda la energía y la mejor gasolina que podemos encontrar entre las botellas de un bar, ese era Freud. Con la droga legal más conocida y más consumida en la sociedad como ingrediente principal, el café, esta bebida promete darte la energía que necesitas para el día… y para los tres días siguientes. Mezcla perfecta entre un café de después de comer y el archiconocido copazo de la sobremesa, con ingenio podrás meterlo en un vaso y take it to go como si fuera un simple frapuccino…

¿Te atreves preparar este brebaje que asustaría hasta a las alucinaciones del intrépido psicoanalísta? Si quieres preparar este cóctel necesitas tener tu mente abierta y tu corazón a prueba de emociones fuertes…

  • Café solo
  • Licor de café
  • Ron Blanco
  • Coca Cola
  • Leche Condensada

¿Las medidas? Honestamente, creo que una gota de esto sería suficiente para que mi pobre corazoncito tuviera una taquicardia así que, con cuidadín, vaqueros… 

¿Te ha gustado este artículo? El Blog Filosofers es posible porque sustentamos este proyecto gracias a nuestra venta de merchandising filosófico. Si quieres seguir leyendo artículos como éste y apoyando este proyecto de resurgimiento de la Filosofía, por favor, date una vuelta por nuestra web y échale un vistazo a la gran variedad de productos que ofrecemos para todo tipo de filósofos. Muchas gracias por formar parte de las mentes inquietas que necesita la Filosofía. 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Recuperar contraseña
Escribe tu email.
El sistema te enviará una nueva contraseña a tu email.